Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitar su uso y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en este enlace.

Esquí

Esquí

ESQUÍ PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Todo comenzó cuando, a raíz del accidente sufrido por la deportista Teresa Silva, integrante de la Selección Española de Parapente, quien, en su afán de recuperación, consiguió que la práctica de este deporte no fuera obstáculo para las personas con discapacidad física.

Hace años, Teresa Silva fundó una FUNDACIÓN que apostaron por el esquí adaptado en España. Se comenzó en las pistas de Sierra Nevada y fue todo un éxito.

El “monoski” fue desarrollado para personas que esquían en una posición sentada. Una persona que utilice este equipo debe ser alguien con fuerza en la parte superior del cuerpo, equilibrio y movilidad de tronco.

El esquiador se sienta en un asiento acolchado sujeto a un soporte que va unido a un esquí. Un anclaje ajusta el soporte al esquí. Para el equilibrio y los giros, el esquiador se ayuda de dos “estabilos”. El diseño del “monoski” ayuda al esquiador a usar el esquí dinámicamente. Está diseñado para poder subirse solo al telesilla, esto proporciona la oportunidad de esquiar de forma independiente. Un esquiador en “monoski” puede conseguir un nivel muy alto de esquí y practicar en muchos de los terrenos más difíciles.

El “biski”, indicado para personas que esquían sentadas y tienen escasa movilidad y fuerza en la parte superior del cuerpo.El esquiador se sienta en un asiento de fibra de vidrio con dos esquís debajo. Los dos esquís dan una base más ancha y mejor equilibrio que un “monoski”. Con el “biski” se puede esquiar de forma independiente ayudado de dos “estabilos” para el equilibrio y los giros.

El tipo de esquí con Huellas, está indicado para personas con amputación de un miembro inferior, polio o hemiplejia. Las personas que esquían sobre tres huellas llevan un esquí normal y dos “estabilos” largos. Éstos forman los tres puntos de apoyo con la nieve. Estos esquiadores progresan muy deprisa.

AMIAB organiza varios viajes al año con el objetivo de facilitar el acceso de las personas con discapacidad a este deporte, facilitando material para su práctica y la accesibilidad para su desarrollo.